A los pioneros que se los coman los indios… excepto a algunos.

5619931846_ab06ffcac6_o

En el tiempo que llevo investigando y aprendiendo sobre el mundo del marketing digital, social media y apps en general he podido contemplar tres tipos de actitudes frente a las nuevas tendencias digitales. Los que integran en sus portales/páginas/negocios las redes sociales de forma automática e interactúan con los usuarios de forma natural, los que necesitan algún consejo para empezar y están un poco perdidos al principio y los que viven ajenos a su existencia y sólo integran logotipos de twitter o facebook de forma decorativa.

Uno de los principales legados que conservamos del filósofo Friedrich Nietzsche es el conocimiento de que la historia se repite. El ser humano ha ido repitiendo sus patrones de conducta a lo largo de la historia de la humanidad. Los cambios han sido de tipo contextual o tecnológico. Las guerras de arcos y flechas dieron paso a las de bombas y trincheras. Cambia el armamento, el lugar, la estrategia, el número de participantes, de supervivientes, la duración de las batallas… La guerra, sin embargo, sigue siendo la misma.

En el comercio y en el resto de ámbitos sociales ha ocurrido igual, el que ha sabido integrar los avances tecnológicos ha sobrevivido y el que lo ha hecho antes que los demás ha partido con ventaja.

El funcionamiento de nuestra sociedad, guste más o menos, está creando un nuevo imperativo en el comercio mundial: el que integre estrategias de marketing online a su negocio tendrá más posibilidades de sobrevivir. El comerciante que no preste atención a las redes sociales, a las aplicaciones móviles, a las estadísticas de su página web o a su reputación online acabará siendo el soldadito que lanza palos y piedras a un enemigo que avanza en un tanque blindado. Cuando ya quiera reaccionar, será tarde.

Teniendo en cuenta la situación del mercado actual, renovarse no es en absoluto garantía de éxitos venideros; pero estancarse es condenarse al fracaso. En este sentido los nuevos emprendedores son un ejemplo a seguir para el resto de empresas. Muchas startups se han adentrado en selvas inexploradas hasta ahora. Son los exploradores, los pioneros de nuestro siglo. Muchas veces empujando aplicaciones que no es seguro que se utilicen de forma masiva, e incluso sólo para un sector muy reducido de usuarios, pero con ilusión y creando nuevas herramientas.

No tienen en absoluto ninguna certeza de encontrar lo que buscan. Tampoco Colón viajaba en busca de América. Muchos pioneros se los comen los indios, pero también hay algunos que toman el control y luego son los reyes de la montaña. Y luego, muchos hacen la siguente pregunta al vacío ¿porqué a mí no se me ocurrió esto?.

Fuentes: ASUSUALLY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s